Todo tiene un principio y un final, el inicio de esta página web es este, un blog que después de darle muchas vueltas para saber cómo enfocarlo, debe ser una especie de terapia personal en la que ir dejando mis conclusiones personales acerca de muchas cosas, pero especialmente sobre el mundo del coaching, de la psicología positiva y de la vida…

Que nadie se equivoque, no soy coach, ni psicólogo, ni pretendo serlo, no es mi profesión ni mucho menos, pero eso no me impide estudiar y escribir sobre ello, no pretendo quitarle el trabajo a los profesionales del sector, y mi humilde intención es la de mantener un blog que igualmente dé salida a mis ideas (aunque reconozco que también copiaré y me inspiraré en muchos autores).

En la vida básicamente toca caerse y levantarse constantemente, aunque hay quien tiene la gran suerte de no plantearse absolutamente nada, que dejan pasar los días, sin más, enhorabuena por ellos, pero somos bastantes más los que sí pensamos y nos cuestionamos el día a día, y le intentas buscar sentido.

El coaching va mucho de preguntarse a sí mismo y de obtener respuestas,  al estilo de los filósofos griegos que utilizaban la mayéutica, que precisamente consistía en ser capaz de hacerse y responder a esas cuestiones para lograr el aprendizaje.

Ser la persona que quiero ser parece algo simple, pero personalmente no lo es, es algo complejo, aunque ayuda intentar conocerse, aceptarse y a partir de ahí pretender corregir algún defecto puede ser todo un plus, personalmente creo que las personas no cambian demasiado con el tiempo.

En pleno estado de alarma por el Covid-19, supongo que todos nos hemos cuestionado en este tiempo algo de nuestras vidas, valorando lo que tenemos o considerando que necesitamos un cambio, pero sea como sea es un buen momento para reflexionar de lo que estamos haciendo y de cuál es nuestro papel aquí, por humilde que sea.

(Visited 32 times, 1 visits today)